Con Peña Nieto, cada 2 horas 1 desaparecido

Posted by Proyeto trece on 9:58 0 comentarios


México.- Durante los primeros 22 meses del sexenio de Enrique Peña Nieto desaparecieron o se extraviaron 9 mil 384 personas, lo que equivale a 40% de los 23 mil 272 casos de desaparición oficialmente registrados entre enero de 2007 y octubre de 2014. Es decir, cuatro de cada 10 desapariciones en los últimos siete años ocurrieron durante los dos primeros de la actual administración.


Si entre 2007 y 2012, en el sexenio de Felipe Calderón, desaparecieron seis mexicanos al día; entre 2013 y 2014, en el de Peña Nieto, desaparecieron más del doble: 13 al día. Con Calderón se extraviaba o desaparecía un mexicano cada cuatro horas con cinco minutos; con Peña Nieto ello ocurre cada hora con 52 minutos.


Estas son algunas de las cifras que arroja la base del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED) correspondiente al periodo de enero de 2007 a octubre de 2014. Dicha base de datos fue elaborada por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) después de “depurar” una previa: la heredada del gobierno de Calderón y en la cual hay 26 mil 569 casos de personas extraviadas o desaparecidas.


Ambas bases de datos –obtenidas por José Merino, profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y quien las facilitó para la elaboración de este texto– ofrecen información reveladora sobre un tema que a partir de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, se ha colocado en el centro de la agenda nacional.


El hecho, ocurrido el pasado 26 de septiembre, sacudió a la sociedad mexicana, y entre otras consecuencias ha vuelto a dar visibilidad a la profunda crisis que el país enfrenta en materia de justicia y derechos humanos.


Crecimiento exponencial


Las dos bases de datos muestran que a partir de 2007 hubo un crecimiento sostenido de las desapariciones, que alcanzó un pico en 2011. La del gobierno de Calderón indica que ese año desaparecieron o se extraviaron 7 mil 827 personas; la de Peña Nieto señala 3 mil 312 personas. En el primer caso el crecimiento respecto a 2007 fue de 510%; en el segundo, de 429%.


Ambas coinciden en que hubo un descenso en 2012, pero ese año termina el registro por parte de la administración de Calderón (RNPED 2007-2012), mientras el del gobierno de Peña Nieto (RNPED 2007-2014) continúa dos años más y muestra que hubo un nuevo incremento a partir de 2013; 2014 fue el de más desaparecidos o extraviados de los últimos siete años: 4 mil 936 de enero a octubre.


Paradójicamente este aumento de ­desapariciones contrasta con una baja en homicidios dolosos: Según los datos del SNSP en 2014 hubo 14 mil 413 asesinatos, 27% menos que en 2012, último año del gobierno de Calderón. En otras palabras, en el de Peña Nieto son asesinados menos mexicanos pero desaparecen más.


Las dos bases de datos coinciden en que se han extraviado o desaparecido más hombres que mujeres –60% en el registro del gobierno de Calderón; 71% en el de Peña Nieto– y en que la mayoría son jóvenes: 33% de 15 a 29 años, según el RNPED de Calderón; 39.5%, según el de Peña Nieto.


Un dato que llama la atención de la base de Peña Nieto es que uno de cada 10 desaparecidos (11.3%) es un niño de entre 0 y 4 años.


Entre los jóvenes desaparecidos en el rango de 15 a 29 años sobresale otro dato: el RNPED de Calderón indica que más de la mitad (54%) son muchachos y muchachas de entre 15 y 19 años; en el de Peña Nieto ese dato desciende a 40.6%.


A su vez, la base de datos del gobierno de Calderón muestra que el Distrito Federal es, con mucho, la entidad federativa donde desaparecieron más mexicanos entre 2007 y 2012: 7 mil casos (29%); en cambio, en la del gobierno de Peña Nieto la entidad con más desaparecidos entre 2007 y 2014 es Tamaulipas: 5 mil 293 casos (23%).


El RNPED de Calderón indica que cinco entidades federativas concentraron 64% de los casos registrados como extraviados o desaparecidos en el país: Distrito Federal (29%), Estado de México (11%), Tamaulipas (10.5%), Jalisco (8.5%) y Coahuila (5 %). En el de Peña Nieto, poco más de la mitad de los casos también se concentran en cinco estados: Tamaulipas (23%), Jalisco (9%), Estado de México (7.5%), Coahuila (6%) y Sinaloa (6%).


En ambas bases Guerrero es una de las entidades con menos casos: 257 (1%), según el registro del gobierno de Calderón; 590 (2.5%), según el de Peña Nieto.


Incluso los municipios guerrerenses de Iguala y Cocula registran muy pocos casos: ocho en el RNPED de Calderón; 102 en el de Peña Nieto. Esta última cifra ya incluye a los 43 normalistas de Ayotzinapa, Los municipios donde más han desaparecido mexicanos son Matamoros (tasa de 154.9 por 100 mil), la delegación Cuauhtémoc (131.6 por 100 mil) y Nuevo Laredo (124.4 por cada 100 mil), según la base de Calderón. En la de Peña Nieto los municipios con más desaparecidos son Matamoros (290.6 por 100 mil), Nuevo Laredo (241.9 por 100 mil) y Reynosa (141.8 por 100 mil), en Tamaulipas.


Perfil del desaparecido


Con base en la frecuencia de los casos es posible esbozar el perfil básico de un ­desaparecido en México. El registro del gobierno de Calderón indica que se trata de un muchacho de entre 15 y 19 años desaparecido en 2011 en la delegación Iztapalapa, Distrito Federal; o bien, de acuerdo con el registro del gobierno de Peña Nieto, un joven igualmente de entre 15 y 19 años que desapareció en Matamoros o en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en 2014.


Para el primer caso José Francisco Flores Bermúdez es un ejemplo representativo: tenía 18 años cuando desapareció el 1 de julio de 2011 en la colonia Vicente Guerrero, Iztapalapa. Su ficha informativa –que se puede ver en la página de búsqueda del Centro de Apoyo a Personas Extraviadas y Ausentes, de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal– lo describe como un joven de complexión delgada, 1.68 metros, tez morena clara, mentón oval, cabello negro, ojos pequeños de color café oscuro.


Cuando desapareció vestía pantalón de mezclilla azul marino, playera de varios colores y tenis blancos con figuras negras. En su fotografía aparece de tres cuartos de perfil con el rostro lampiño y el cabello alborotado. Sostiene con su mano derecha el auricular de un teléfono que pega a la mejilla.


Para la base de datos del gobierno de Peña Nieto, un caso representativo es el de Jorge Jiménez Gómez: de 15 años, desapareció el 4 de abril de 2014 en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Su ficha informativa –que se encuentra en la página web del Programa de Apoyo a Familiares de Personas Extraviadas, Sustraídas o Ausentes, dependiente de la PGR–, apunta que mide 1.70, tiene tez morena clara, ojos medianos de color café oscuro y cabello lacio castaño oscuro. Apunta una seña particular: tiene un tatuaje en uno de sus tobillos. Su fotografía lo muestra de frente. Una tristeza vaga se refleja en su mirada y su semblante. Sobre el labio superior aflora un incipiente bigote.


También es representativo el caso de Eduardo Escudero Flores, de 18 años, quien desapareció el pasado 13 de junio en Matamoros, Tamaulipas. Es pescador y se dirigía a su casa después de ayudar a descargar una lancha con mariscos. Iba en una camioneta junto con Cuauhtémoc Rodríguez Aguilar y Julio César Martínez Loredo. Este último, de 22 años, es ciudadano estadunidense y capitán de un buque pesquero.


De acuerdo con familiares de los pescadores, los jóvenes fueron detenidos por miembros de la Marina cuando circulaban por la carretera playa Costa Azul, a la altura del kilómetro 16, frente a un ejido llamado El Refugio.


Juana Flores Pérez, madre de Eduardo, acudió a la zona naval de Matamoros junto con familiares de los otros dos pescadores. Los oficiales les negaron que estuvieran ahí, a pesar de que frente a las instalaciones estaba la camioneta en la cual viajaban los jóvenes.


El pasado 3 de julio ella y una veintena de familiares y amigos de los pescadores se presentaron a la entrada del hotel Holiday Inn donde el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, encabezaba la tercera reunión del Gabinete de Seguridad Nacional.


En las fotos que publicó la prensa local se les ve gritando hacia la entrada del hotel, mostrando cartulinas con letreros elocuentes: “Marinos, regrésenme a mi hijo”; “Quiero a mi hijo. Lo tienen los marinos”. Pero ni Osorio Chong ni el gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, los recibieron.


Extraviado o desaparecido, las cifras inciertas


Las dos bases de datos citadas anteriormente no precisan cuántos de los casos que registran son extraviados y cuántos son desaparecidos.


Mucho menos desagregan los datos en función de si a una persona no se le localiza debido a una ausencia voluntaria (por problemas domésticos o por migración dentro o fuera del país, por ejemplo) o involuntaria: accidentes o catástrofes naturales que provoquen su hospitalización o muerte; su reclusión en algún centro psiquiátrico o penitenciario; o privación ilegal de su libertad por secuestro y su eventual muerte por parte del crimen organizado o por parte de agentes del Estado (esta última tipificada como “desaparición forzada”).


El artículo tercero de la Ley del RNPED –que el Congreso aprobó en marzo de 2012–, sólo hace una distinción entre persona extraviada y persona desaparecida.


A la primera la define como “la persona que por circunstancias ajenas a su voluntad desconoce o no recuerda sus datos de filiación, identidad y domicilio”, y a la segunda, como “toda persona que, con base en información fidedigna de familiares, personas cercanas o vinculadas a ella, la hayan dado por desaparecida de conformidad con el derecho interno, lo cual puede estar relacionado con un conflicto armado internacional o no internacional, una situación de violencia o disturbios de carácter interno, una catástrofe natural o cualquier situación que pudiera requerir la intervención de una autoridad pública competente”.


“Si la base del RNPED no puede diferenciar los casos de extraviados con respecto a los de desaparición involuntaria y sobre todo los de desaparición forzada, entonces no se puede hacer un diagnóstico sobre dónde están los principales focos del fenómeno y los patrones que éste sigue y, por tanto, no se podrán implementar de manera adecuada políticas públicas para prevenir casos ni se podrá investigar y buscar a los desaparecidos ni juzgar a los responsables”, afirma en entrevista Ariel Dulitzky, presidente del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias.


En el sistema de búsqueda electrónica del RNPED, disponible en el portal del Secretariado Ejecutivo del SNSP, el reportero no encontró los registros de 23 casos que involucran a 73 personas, las cuales –han denunciado sus familiares– están desaparecidas después de que fueron secuestradas por miembros de organizaciones criminales o detenidas por policías locales o federales, o por efectivos del Ejército o la Marina.


Los desaparecidos


– 9 mil 384 personas desaparecidas en 22 meses del sexenio de Enrique Peña Nieto


– 4 de cada 10 desapariciones en los últimos siete años ocurrieron con Peña


– 6 desaparecidos al día con Felipe Calderón


– 13 desaparecidos al día con Enrique Peña Nieta



Con Peña Nieto, cada 2 horas 1 desaparecido

Leave a Reply